Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Y otra cosa pequeña...

13 comentarios
Es curioso como me he aficcionado a hacer muñecos con hilo finito, dejando la lana algo mas de lado... No se si es una cuestion práctica, o simple gusto por las cosas más pequeñas...

La cuestión es que aquí tenemos otra muestra simpática de conejo pequeño...


Cuando terminé de hacerlo, mi madre, muy simpática, se acerca y me dice... Pero ese, ¿para que bolso es? A lo que yo respondí: Déjalo tranquilo sin usar, que no paras... :P Así que, de momento, está guardado por ahí en algún estante de la vitrina del comedor...

Pero mejor, que la gente, no para de pedir... Y eso, aunque no es el caso de mi madre, nos lleva a otro punto: ¿como es que el personal, se atreve a menospreciar el trabajo de otros? No lo digo por ningun caso en particular, es solo una reflexión...

Reflexionemos...
¿No os ha pasado, en alguna ocasión, que os encontrais con alguien mucho mejor que vosotros en todo lo que haceis? Frases del tipo: "eso lo hago también yo", o "pero si eso no tiene tanto trabajo", o un sinfín de enunciados similares... Lo cierto es que a mi, no me afectan, pero hay mucha gente que no piensa con claridad... Hoy día, todo el mundo que fabrica algo por su cuenta, sea un sello para estampar una etiqueta, un muñeco tejido, un muñeco cosido, o un alfier para la solapa, sabe del trabajo que cuesta crear de donde no había mas que materias primas... Por eso, todo aquel colectivo de compradores de objetos en serie que solo aspiran a tener muchas cosas por poco dinero no es capaz de entender que el esfuerzo de manufacturar lo-que-sea tiene un coste. Y cuando encima te sueltan una de esas perlas que menosprecia tu trabajo, pues te toca la moral...

Y es que vivimos en un país de cotillas... Cuando hablan de hacer concursos de siesta, o enciendes la televisión y solo ves a la mal denominada "princesa del pueblo", o la recién estrenada temporada 12 de Gran Hermano, o etc., entiendes la razón principal de que al país entero le vaya como le va... Y eso, claro, hace que no enciendas la televisión por miedo a encontrarte personajes de ese tipo, o "tertulianos" afines al tema, que no paran de hablar al respecto... Pero ese es el marco social al que tu expones tus creaciones: gente incapaz de valorar de forma objetiva una pieza de artesanía, que, probablemente, mañana por la mañana esté contando en su entorno las cosas que hace no-se-quién. Y eso da pie a situaciones como la que me contó mi madre por teléfono, no hace mucho.

Iba caminando con mi tia (un poquito de deporte para el cuerpo, ¿no?), y se cruzan con una señora del barrio, de las de Hola/Adios, y poco más. Pues esta señora, se dirige a mi madre y le dice: Contigo tengo yo que hablar. A ver cuando echas un rato conmigo, y me enseñas esas cosas que hacen tus hijos...

Mi madre, casi ni se dió por aludida, pero a la mención de "sus hijos" se dio cuenta de que era a ella. Y eso, solo es un ejemplo de como funciona el asunto... Como, una señora que no forma parte ni del entorno, tiene conocimiento de que "los hijos de hacen cosas muy bonicas"...

El fondo, no lo niego, es alagador. Pero no me han educado en ese churreteo del cotilleo. No me gusta pensar que pueda llegar a formar parte de ese grupo social de los correveidiles de turno, que hacen de la ajena, vida propia... Me gusta pensar que, algún día, la sociedad en la que vivimos estará mucho menos contaminada por los celos y la envidia, y todo el mundo valorará el esfuerzo que supone a los demás realizar cualquier cosa, sea física, o intelectual... Debemos aprender de sociedades mucho mas evolucionadas socialmente que la nuestra, y, así, convertirnos en mejores personas...
Fin de la Reflexión...

Espero que si alguien ha leido la parrafada (en absoluto prevista), no se haya aburrido mucho de mis devaneos mentales... Un blog, es un marco estupendo para compartir. Y, en esta ocasión, no fue solo una fotito, sino una reflexión espontánea. Esa, pienso, es parte de la mágia de un blog: puedes contar cosas para que perduren en el tiempo, y ponerlas en común con quién te lea...

Por mi parte, tengo aún en marcha el Proyecto de Navidad. Pero, he de decir, está muy paradito... He empezado a salir a correr, alternandolo con Aikido, y tengo mucho, mucho que estudiar, así que no queda demasiado tiempo ocioso... A ver si me pongo a hacer cosas rápidas, que puedan servirme de excusa para pasar más seguido por aquí...

Un saludo enorme a todo el mundo, y ¡¡comentad!!
Juan.

13 comentarios :

  1. Me siento identificada con lo que dices.
    Yo llevo una "doble vida": la vida lanera y mi vida profesional.
    En el blog y foros sí se pueden encontrar personas que tenemos las mismas estructuras mentales.
    Fuera de ahí la gente te pregunta que para qué haces eso (porque económicamente no compensa), a cuánto lo vendes, si le harías uno nosecómo en otro color, si vas a montar una tienda...
    Problamas generados por no seguir al rebañito.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contingo, yo que soy novato en el mundo de las manualidades (y que las pruebo todas) veo el esfuerzo que trae consigo el conseguir un amigurumi decente, con su gasto considerable de lana y tiempo. Pero cuado alguien ve lo que has hecho te suelta la frase "¡Hay que mono! Me haces uno GRATIS". Sí claro o mejor dos para que hagan carreras no te j----¡¡¡. Y por el cotilleo... supongo que ha gente con la vida tan vacía que necesita llenarla con la de los demás. ¡Qué triste!.

    ResponderEliminar
  3. Yo también estoy de acuerdo con lo que dices, y lo que dice Eduardo del "me haces uno"a mi me repatea, el otro día me lo dijeron a mi por un jersey y le dije "si, 40 euros" se quedo muy sorprendida y no me volvio a decir nada.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, creo que sólo lo entendemos los que hacemos las cosas... Si tuviera que hacer todo lo que me piden.... me arruinaría!!!!!! De todas maneras, leí una frase, pero no sé de quien: "LAS OBRAS MAESTRAS SON AQUELLAS QUE UNO PIENSA QUE LAS PODRIA HABER HECHO UNO MISMO".

    ResponderEliminar
  5. Hola Juan!!
    Encontre tu blog navegando entre otros...y tengo que felicitarte por tus trabajos....
    En cuanto a tu reflexión, creo que cualquiera de los que hagamos alguna manualidad nos podemos sentir identificadas...la rabia que da el yo quiero uno ( a mi me pidieron un réplica de un cuadro a px que lleva más de 120 colores) como si fuese algo así como fotocopiar la foto del paisaje...y como si los produjeras como churros, no entienden del cariño o las horas invertidas en tu arte...
    Pero lo que más me toca la moral es la tipica pregunta...¿y para qué lo haces?o ¿para qué lo quieres? si ya tienes esto o lo puedes comprar por nada....la sociedad actual dificilmente entiende que algo que haga porque sí, porque te apetece, porque te hace sentir bien hacerlo...y porque no tiene porqué haber un por qué para todo....vivimos una sociedad atascada en los 7 años....
    Saludos y encantada de conocerte...yo ando retomando mi ganchilleo...

    ResponderEliminar
  6. Que amigurumi tan bonito! Aquí otra que está de acuerdo contigo. A mí me gusta hacer las cosas con cariño y regalarlas porque sale de mi. No es lo mismo cuando te dicen "regalame uno!" y hacerlo que hacerlo porque tú quieres.

    Tampoco me molesto en absoluto cuando me lo piden, la verdad, pero siempre espero a aquel momento en que me apetezca tener un detalle con esa persona para regalárselo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Juan, acabo de descubrir tu blogg y me encanta. Haces unas cosas preciosas. He "alucinao" con el broche que le has hecho a tu madre y también con el abanico, es tan fino que parece que sea de bolillos en lugar de ganchillo. Los muñequitos me encantan, ya me gustaría a mi saber hacerlos, tengo dos hijas y siempre me están pidiendo que les compre peluchitos pequeños, si supiese hacer lo que tú haces se los haría yo misma.
    En fin, "quedo rendida a tus pies" con tu creatividad, me gusta mucho que los hombres también se animen con estas tareas y megusta más ver que se les da tan bien como a ti. Un besazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  8. Mira nene, no eres el unico que piensa así. Y creo que podria completar con otro asunto: el de personas que hacen craft de cualquier cosa y guardan celosamente el secreto de donde compran los materiales o paginas webs interesantes. A mi me paso el otro dia, que estuve buscando plumas para un tocado para una amiga, y fui (tonta e ilusa de mi) a preguntar a una tienda de abalorios en la que la propietaria tiene puestos tocados hechos por ella para vender. Le pregunte donde compró las plumas y me dijo que no sabia donde comprarlas en Granada...una hora despues encontré 3 mercerias donde vendían a base de preguntar a otra gente...La gente y la envidia es mala, y yo no la entiendo, puesto que ni iba a hacer los tocados como ella, ni me comporto así cuando alguien me pregunta sobre materiales...

    ResponderEliminar
  9. Hola Malagueño, soy una Catalano-Malagueña que está alucinando con tu blog. Te he encontrado por casualidad, por seguir otro blog y...en serio...cuando he visto que un chico hacía esto me ha llamado la atención y he terminado mirando todas tus entradas anteriores...
    Bueno...eres todo un artista!!
    Besos.Lis

    ResponderEliminar
  10. Hola majete.
    Yo como siempre, tarde, pero aquí estoy dejando mi comentario. Me he leido toda la parrafada y nadie mejor que yo, que ahora estoy metida ahí en el ajo, sabemos que solo los que hacemos nuestras cositas valoramos el trabajo, los buenos materiales y por supuesto, el tan preciado tiempo y esfuerzo que conlleva hacer una cosita a mano. En mi caso escucho un montón de veces al día la frase..."uy, si es que me sale más caro hacérmelo. Me voy al Zara y por 4 duros lo tengo" Perfecto, pues vete al Zara, tú mismo. Ahora...no me vengas pidiendo que te haga algo porque me estás demostrando que no aprecias en absoluto mi trabajo y mi tiempo. Esto es el pan nuestro de cada día en mi trabajo. Y sinceramente, cada vez que alguien me pide algo, la respuesta es NO, pero rotundo. Y si me llaman borde, o me dicen que no me cuesta nada, etc, etc...a mí plin, yo duermo en Pikolin y con la conciencia bien tranquila.
    Un besote, resalaooooo. Tú sí que eres el príncipe del pueblo, jajajajaja, famoso en todo tu barrio por el pedazo abanico (y demás lindezas varias) que has tejido para tu mami & company

    ResponderEliminar
  11. Ay Juan, si los comentarios se quedaran en "¿me haces uno?" que felices seríamos algun@s. A mí, en mi anterior trabajo, uno supermoderno con ordenadores y alta tecnología a mi jefa le dio por llamarme "maruja" (y no como alago) porque me llevaba el crochet para aprovechar el ratito hasta que ellas llegaban. Con gente así por el mundo no es de extrañar que el otro día una muchacha se me parara en frente en el centro de salud(yo muy ensimismada pasando mi ratito de espera con el ganchillo) y lo primero que me dijo fue: "¡Anda, y yo no me he traido el punto por vergüenza!". "¿Vergüenza? Eso es lo que me va a dar a mi si llega el día previsto y no tengo la colcha de matrimonio de mi hermana lista..." Fue mi contestación. Espero que no se lo tomara a mal, pero es que la vergüenza la asocio yo a otras acciones un poco menos "pudorosas"...

    ResponderEliminar
  12. Hola , me gustaría darte la enhorabuena por las cosas que haces.
    Te sigo porque tus creaciones me han fascinado.
    BESOS MARA.
    Si te apetece pásate por mi blog.
    http://fieltrofieltroymuchomas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Que conejita mas mona!!te ha quedao preciosa!!

    un saludo

    ResponderEliminar