LosHiceYo

Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Y ahora, algún que otro muñeco...

11 comentarios
Cuando hice la entrada del abanico decidí que no tardaría mucho en hacer una nueva entrada... El catalizador de esta nueva entrada, sería algo que nos pasa demasiado a todos los blogger de esta enorme y multitemática comunidad: el "mensaje-del-chino-de-los-puntos-suspensivos"... Y, esta misma mañana, al mirar los simpaticos comentarios de los que todos haceis gala, ahi estaba: el pistoletazo de salida para una nueva entrada. Jeje! Así que a ello me pongo...

Bueno, en primer lugar (y después de contaros un poco acerca de la extraña forma de pensar de la que hago gala), os quiero agradecer los comentarios que habéis hecho. Yo tengo que decir en mi defensa que lo del ganchillo es algo que viene heredado. Mi abuela y madrina, a la que hace ya algún tiempo que echamos de menos en este lado de la vida, era una crochetera consumada: toda su vida hizo tapetes, colchas, y un largo etcétera de lavores de las de toda la vida, con las que, algunas veces, se sacaba unas pelillas extra para ayudar a su excasa econmía de pensionista. El hacer una labor de esa envergadura fue, en parte, un pequeño homenaje a esas miles de tardes que pasó sentada en la puerta de su casa, dandole a la muñeca. Si no fuese por esos miles de cosas, hoy llamadas vintage, que adornaban sus manos, sus sofas, y sus cajones, estoy seguro de no haberlo pensado siquiera. Mi madre, estaba muy unida a la suya, y le afectó muchísimoque su partida, de modo que pensé que una labor de ese estilo (aunque se trate de algo que nunca hizo mi abuela), le haría especial ilusión. Si a eso agregamos que ella tiene un pico fantástico hecho con un hilo igual de fino, o quizas un pelin mas gordo, pues puede sacarse aun mas partido cuando decida arreglarse para algun evento...

Y una vez dicho esto, pasamos al motivo primero de esta entrada: Una rana, aun por cambiar... :P La boca, no me convence. Así que si tengo ganas alguna vez, le descoseré la que tiene, y le pondré una un poco ... mejor hecha... Jeje! Pero bueno: esto fue un diseño sin patrón, de esos que tantas veces nos gusta hacer a quienes hacemos de estos muñecos... No si si os pasa lo mismo a vosotros, pero despues de haber hecho tantos muñecos, para hacer segun que cosas, dejas de necesitar patrones de referencia. haces una pata y dices: queda bien, haré otra... Y así sucesivamente, hasta que, al final, el muñeco toma vida propia... Desde mi punto de vista, la boca desmerece bastante el resultado final, pero ya lo cambiaré, como os dije...

Y para que la entrada no tenga un único protagonista, aquí otro muñeco que ya habéis visto, pero en otros colores... Se trata de un conejo de estos de orejas largas, en una lanita tierna de estas de bebé, que regalé a mi prima Berta cuando nació. Siempre me gusta hacer algún regalo de estos a los bebés que me nacen cerca, y mi primilla más joven no podría ser menos, como es normal... Al principio, no lo soltaba de la mano, y para referirme a él cuando hablo con su madre tengo que aludir al "conejo preciosísisisisisimo de las orejas". Jeje! La verdad que es un auténtico placer que, algo que no era mas que una hebra enroscada, acabe siendo una de esas cosas que no sirven para nada, y que hacen a la gente pasar buenos momentos...

Y, de momento, esto va a ser todo (que no es poco...). Aún quedan por mostrar algunas cosas, y si miráis mi flickr hay algunas de ellas allí puestas... Además, tengo ganas de hacer una entrada hablando de algún que otro libro, que he leído bastante últimamente, y estaría bien compartirlo con todos/as vosotros/as... Espero que, al menos, os divirtáis un rato leyendo mi blog, como a mi me pasa con muchos (mas bien muchas y algunos). Si pasáis por aquí, no olvideis dejarme algún comentario, que gracias a ellos he descubierto blogs muy interesantes que no conocía, y me gustaría seguir haciendolo...

Hasta prontito,
Juan.

11 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Para demostrar que sigo vivo...

22 comentarios
Muy buenas a todo el mundo...

¿¿Que tal andáis?? Supongo que, la inmensa mayoría, en sentido vertical y con la cabeza hacia arriba, pero uno nunca sabe... ¡Jeje!

Pues eso, que tras sobrevivir (menos mal) a mis cruentos (cualquier cosa que diga para insultarlos es poco) exámenes, con algún que otro disgusto para septiembre, me he vuelto a Almería para ver a la familia, estar con mi gente, y disfrutar del escaso tiempo libre que nos deja el verano...

Pues bien, voy a comenzar una pequeña serie de post seguidos en el tiempo, donde intentaré ponerme al día con todo lo que no habeis visto (o casi todo), para que luego nadie se me queje... Y como es normal, empezaré con... El Abanico de Mamá... Jeje! no es un relato fantástico... Es solo un abanico de ganchillo, que costó unas cuantas horas hacer con un hilillo mas que fino, finísimo.

Siguen la foto, y un detalle mas grande del dibujo...













Y ahora lo explico: Se trata de un hilo trabajado con un ganchillo del 12 (0.60 mm), con adornos de hilo dorado. Quién haya trabajado con hilo dorado o plateado, sabe perfectamente que se trata de una experiencia poco gratificante... ¡Jeje! Al principio tenía algo de miedo, de que el resultado no quedase bien enmarcado en el armazón del abanico (se llama varillaje o baraja), pero tras hormar la parte de cadeneta (se llama país), quedó impecable... Y conste que no es por presumir... Del hilo dorado que os comentaba, hay tres "vueltas", que, la verdad sea dicha, dan mucha luz al resultado final, pese a que no se aprecie notablemente en las fotos. Como me sobró hilo, tanto dorado como blanco, le hice un adornito para que colgase del abanico. Pero un simple borlón no me hacía especial ilusión, y tras mucho buscar acabé harto y sin encontrar nada que me llamase la atención. Así que mezclé: borlón, y florecilla (o lo que quiera que sea eso que tengo puesto ahí).

A mi madre, la destinataria del regalo, le encantó. Y yo, estoy contento con como ha quedado... Si a eso le añades que, ademas, hace fresco pues... ¡objetivo conseguido!

Y, de momento, esto va a ser todo lo que os voy a enseñar. Dentro de un par de días, si no es antes, pondré otras cuantas cosas que aún no os he mostrado. Sin ir mas lejos, y para incitaros a visitar el blog con frecuencia, acabo de terminarle a mi madre (tarde como siempre), el regalo de su santo. Para más pistas, añadiré que la parte principal de este nuevo "loquesea", está realizada con la misma aguja y el mismo hilo que el abanico que acabais de ver... Pero eso, será otra entrada... (y puedo avanzar que no será la siguiente...)

Dejad comentarios, que sepa que os parece... (Siempre y cuando no seais ese insistente chino de los puntos suspensivos que me tiene borrando comentarios cada dos por tres...) Disfrutad del calorcito de Julio,

Juan

22 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada