Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Se nos hiela el pensamiento...

5 comentarios
Ya sabéis que estoy de exámenes, y por eso no aparezco nada por estos lares... Lo cierto es que entre la facultad, y mi cruzada personal contra la pelusa que vive (aunque yo la desaloje con mucha frecuencia) en mi cuarto, casi no tengo tiempo para tejer... Ahora, si tengo un poco de ocio, aprovecho y leo un rato (no te rompe la dinámica de estudio, y desconectas de los apuntes), o echo una partidilla a la 3DS... Pero, principalmente, leo.

De hecho, ahora me apetece tanto leer que estoy pensando en comprar un libro de tinta electrónica, concretamente un Kindle, y retrasar la compra del tablet que tenía prevista para estas fechas a cuando la tecnología del mercado me permita decidirme. Y como leo, no puedo dejar de recomendaros "El temor de un hombre sabio", de Patrick Roothfus. Es la segunda parte (esperada con ansia desde hace tiempo) de "El nombre del viento". Y si os gusta un poco la fantasía, es una saga imprescindible. Por el contrario, no os recomendaría con mucho énfasis "La biblioteca de los muertos", de Gleen Cooper. Es una novela policíaca al uso, con su trama pseudo-histórica entremezclada, que tarda mucho (para mi gusto) en arrancar. Tiene una segunda parte que, seguramente, leeré cuando me apetezca algo así de ligero...

Pero este blog es de cosas que hice yo, y a eso voy... Una tarde, al volver de un examen (un viernes, para mas señas), no tenía ganas ningunas de ponerme a estudiar más. Así que como venía una ola de frío, me puse a hacerme un gorro de ganchillo (mi primer gorro por siempre jamás...). Un par de tutoriales después, estaba manos a la obra. No salía lo que yo buscaba. Deshacer. Más experimentos. Deshacer. Otro experimento más. Deshacer... Hasta que di con la tecla, y me hice un gorro cuyo efecto imita la pata de gallo (creo que se llama así). El remate, un poco de simulacro de punto elástico de dos agujas, pero tb en ganchillo... El resultado...


Sí. Tiene un pájaro. Gris... ¡Jeje! El gorro fue para Sonia. Sencillamente, pasó por allí en el momento oportuno, así que se sacó un gorro que espero use, y le mantenga la cabeza calentita... Pero no fue la única: Dani, también pasó por allí, y se acabó llevando otro que hice al día siguiente.


Aquí podéis ver ambos gorros, dobladitos de forma práctica. El resumen es que aquí sigo yo, sin gorro alguno, pero habiéndome despejado un rato con el ganchillo y las lanas, habiendo tenido las manos calentitas, y feliz al hacer un par de regalos. Espero que acaben dándoles buen uso... Por cierto, ¿qué os parecen?


Yo, por mi parte, voy a seguir estudiando un rato. Me acaba de salir una segunda nota hace un momento, y ya llevo dos asignaturas aprobadas (bien por mi!!). Ahora, cuando tenga algo libre, leeré 1984, de Orwell, que es lo que me ocupa ahora. Pronto, pasaré del soporte físico al digital en los libros, y pese a que me gusta mucho como huele un libro nuevo, tener un lector digital no evitará que me compre algún que otro libro mas para mis estanterías... 

Nos leemos pronto,
Juan.

5 comentarios :

  1. Son muy chulos, espero que se los pongan, porque me encantan de verdad!!!!! Ánimo con los exámenes!!!!!!!! Y si te compras el Kindle me podrías decir cómo te va? Es que yo también me lo estoy pensando pero no sé por cuál decidirme, porque hay uno de Sony que me hace ojitos, pero es algo caro....Gracias de antemano y lo dicho, que apruebes todo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Preciosos los dos. Muchas felicidades por tus aprobados:)

    ResponderEliminar
  3. Gracias majete!!!!!!!!!!! Me esperaré a tu post ^_^

    ResponderEliminar
  4. Juan me encanta lo que hiciste !!! ya quiero hacer esos gorros para mis hijos y mis principes sobrinos

    ResponderEliminar
  5. que chulo me encanta quiero hacerte una pregunta ¿como lo puedes hacer? me encanta sobre todos los mini cucuruchos que chuliiiiiiiiiiiii.

    ResponderEliminar