Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Producciones veraniegas (capítulo 9)

No hay comentarios
Penúltima entrega de mis quehaceres veraniegos...

Si os soy sincero, esta entrada la guardaba para otra cosa, pero se quedó en Almería a falta de un rato para terminarla, así que llegará próximamente... Se trata de una idea de esas que gustan tanto cuando las ves, que debes hacerlas sí o sí... Y esta entrada trae algo que ha pasado por ese mismo filtro pero en un punto tan alejado que no tiene nada que ver.

Supongo que todo (o casi todo) el mundo que nos movemos por la red con nuestra afición craft hemos visto en alguna ocasión esas alfombras maxi-tapetes hechas con cuerda, o muñecos de tallas insospechadas hasta el momento... ¡Y eso se puede lograr con estas gigantescas agujas de ganchillo! En mi caso, un enlace te lleva a otro, y acabas viendo un sitio de confluencia del movimiento DIY en Barcelona (ciudad activa donde las haya en España para estos menesteres), y acabas llegando a Gloria Fonseca, de Crochetismos, con sus enormes agujas a la venta... Las agujas, me las regaló la prima Mari a cambio de las pulseras que le hice...


Debo decir que me ha gustado mucho la experiencia de tejer mi alfombra redonda para los pies de la cama con cuerda, y el ganchillo XL (de 20mm de diametro). Como usé, por una cuestión logística, una cuerda de 4mm (un pelín fina para este ganchillo), tuve que limitar la confección de mi alfombra a punto bajo, y algún palote. Si me ponía a hacer calados quedaba demasiado hueco: no se veía bien. Se recomienda un grosor de hebra de 6mm para este gancho, y un grosor de 10mm para el ganchillo XXXL (29mm de diámetro). Tenéis que disculpar la calidad de esta foto, pero es de noche, y no tenía el pulso muy allá. Usé dos bobinas de hilo (descambié otras dos, para comprar cuerda mas gruesa para mi próximo intento). Está bien para los pies de la cama, pero ya haré alguna otra cosa que se acerque más a mi idea, un poquito más grande.

Si. Lo confieso: me estoy convirtiendo en un radical del ganchillo; me encanta hacer cosas muy, muy pequeñas, o trabajar con hebras gordas como un dedo. Con esto no quiero decir que esté perdiendo el gusto por mis trabajos habituales (que espero retomar ya mismo), trabajando con mi querida aguja Clover de 2.3mm, y mi lana habitual. Pero trabajos como los collares de mi madre, o esta alfombra con cuerda, me resultan muy agradables de iniciar y concluir después de pelearme con las dificultades que entrañan... ¡Me encantan los retos!

Aprovecho esta entrada (que repito no era la prevista) para enseñar una funda que hice con una cuerda engrasada que encontré en una cordelería, y trabajada con un crochet de 5mm. Es para guardar mis agujas de ganchillo dentro de mi lata de materiales. Así, he reducido el espacio que ocupaban (las tenía guardadas en sus envoltorios originales), y di uso al ovillo para comprobar que se trata de un material que cunde realmente poco para la técnica que suelo trabajar... 


Espero que os haya gustado mi alfombra.... Y mi cacharro guarda-agujas... Por cierto: lo mismo que no me gusta la foto que resultó de la alfombra, os diré que esta funda ha resultado ser muy foto génica. Tengo como propósito mejorar en la calidad de mis fotos, así ya veremos como lo hago...

La semana que viene termino de exámenes, y acabo con las entradas del verano. Os enseñaré, además, el osito que mandaré al Teddycambio de El duende de los hilos, donde os dije que estaba participando. 

Tened un buen fin de semana, que sea todo lo productivo que la mitad de Septiembre que queda os permita, y ¡¡nos leemos pronto!!
Juan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario