LosHiceYo

Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

No queda papel para libros...

5 comentarios
Seguramente el título sea alarmista. Y no es que haya despertado mi consciencia ecológica de manera repentina, pero es cierto que cada vez se consume más papel y cartón sin preocuparnos, siquiera, si la industria es sostenible...

Hace no mucho, empezó a hablarse que con los ordenadores se consume menos papel, y etc. Pero lo cierto es que la consciencia ecológica es mínima: a diario, supermercados, grandes superficies y demás distribuidores consumen un exceso  de papel y cartón que nadie se preocupa por controlar. ¿Cuántos periódicos, o revistas, o libros acaban en el contenedor azul? Es cierto que hay una especial sensibilidad con el asunto del reciclaje (todos sabemos ya que una bolsa si que tiene precio), pero se trata de una cuestión administrativa (las bolsas de la fruta siguen siendo gratis, por ejemplo...)

Kindle con su funda.
Así que yo, que como todo estudiante consumo casi más celulosa que hidratos de carbono, he decidido comprar un eBook. Y eso, ¿qué es? Pues se trata de un dispositivo de tinta electrónica que sustituye con una calidad indiscutible al papel. Concretamente, he comprado un Kindle de Amazon (el de la foto, con su fundita...)

La principal razón que me llevó a escoger este dispositivo frente a la competencia fue, obviamente, el precio. Es el más barato de todos pero no por ello peor que ninguno. Realmente, su fabricante (que hace negocio vendiendo, principalmente, libros por internet) ha creado un dispositivo digno de tener. Realmente, lo ideal a la hora de fijarse en esta clase de dispositivos es en la clase de pantalla que usan. Pero para alguien ajeno a siglas y cosas parecidas, lo más importante es decidir para que quieres el dispositivo. Y eso, este lo responde enseguida: para leer. Dispone de navegación web (en fase experimental) y, si bien no es su fuerte, es realmente útil para leer artículos/feeds/noticias que son un poco largas en el dispositivo. Puedes, igualmente, visualizar fotos en blanco y negro con gran detalle (casi todos los dispositivos de este tipo tienen una pantalla con sensibilidad para diferenciar hasta 16 tonos de gris). Tomar notas, y subrayados puede ser algo tedioso en este dispositivo, al no tener pantalla táctil, pero en mi modesta opinión, no me parece lo más relevante para esta clase de dispositivos. El mercado del libro electrónico está por explotar en España (y con la llegada del gigante del eBook, lo va a hacer a base de bien), por lo que para quienes sean aficionados a la lectura les recomiendo, sinceramente, esta compra. Y mas concretamente, la de este dispositivo frente a los de la competencia: el formato (que es especifico) no es problema, ya que para gestionar una biblioteca digital se hace imprescindible algún programa que lo haga, y todos incluyen conversión de formatos. Es muy agradable en la mano (y ya sabéis que las mías no son chicas) e incrementa vuestro ritmo de lectura exponencialmente (te olvidas de que tienes un cacharro en las manos, y lees, lees, lees...)

Pero claro: algún inconveniente debe haber. Y es que como todos los caprichos, los accesorios son caros (o lo siguiente, según el caso). El Kindle me costó 99€. Y la funda que me gusta, que incluye luz por si las moscas, vale 55€. Esto es mas del 75% del precio del dispositivo. Y como la economía no está para esos caprichos de momento, me he hecho una funda yo. A ganchillo, como mandan los cánones... 


Abajo del todo de la funda, lo de siempre: punto bajo. La parte principal (por ser la más grande) la tejí con un punto que crea un efecto muy original, algo acolchado, que se llama punto estrella, y al final simulé un pequeño efecto de elástico. En las fotos podéis haceros una idea algo mejor de la textura que crea el tejido. Y lo cierto es ¡que me encanta! Queda perfecto en el eBook, sin apretarlo demasiado, sin estar suelto. Lo que suele ser como un guante...

Podéis decirme que os parecen, tanto mi adquisición como la funda que ahora le protege de polvillo y arañazos casuales. En el blog hay un cambio mínimo, por cierto: como suelo crear entradas un poco largas, he decidido que sólo se vea la última. En el margen derecho, podéis navegar con comodidad con las entradas anteriores del blog; creo que esto no supondrá ningún problema para nadie... He quitado, igualmente, la lista de blogs que leo o el hueco de gente que lee mi blog; básicamente, porque ya no uso esas herramientas, y no me eran útiles... Espero vuestros comentarios, como siempre,

Juan.

5 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Se nos hiela el pensamiento...

5 comentarios
Ya sabéis que estoy de exámenes, y por eso no aparezco nada por estos lares... Lo cierto es que entre la facultad, y mi cruzada personal contra la pelusa que vive (aunque yo la desaloje con mucha frecuencia) en mi cuarto, casi no tengo tiempo para tejer... Ahora, si tengo un poco de ocio, aprovecho y leo un rato (no te rompe la dinámica de estudio, y desconectas de los apuntes), o echo una partidilla a la 3DS... Pero, principalmente, leo.

De hecho, ahora me apetece tanto leer que estoy pensando en comprar un libro de tinta electrónica, concretamente un Kindle, y retrasar la compra del tablet que tenía prevista para estas fechas a cuando la tecnología del mercado me permita decidirme. Y como leo, no puedo dejar de recomendaros "El temor de un hombre sabio", de Patrick Roothfus. Es la segunda parte (esperada con ansia desde hace tiempo) de "El nombre del viento". Y si os gusta un poco la fantasía, es una saga imprescindible. Por el contrario, no os recomendaría con mucho énfasis "La biblioteca de los muertos", de Gleen Cooper. Es una novela policíaca al uso, con su trama pseudo-histórica entremezclada, que tarda mucho (para mi gusto) en arrancar. Tiene una segunda parte que, seguramente, leeré cuando me apetezca algo así de ligero...

Pero este blog es de cosas que hice yo, y a eso voy... Una tarde, al volver de un examen (un viernes, para mas señas), no tenía ganas ningunas de ponerme a estudiar más. Así que como venía una ola de frío, me puse a hacerme un gorro de ganchillo (mi primer gorro por siempre jamás...). Un par de tutoriales después, estaba manos a la obra. No salía lo que yo buscaba. Deshacer. Más experimentos. Deshacer. Otro experimento más. Deshacer... Hasta que di con la tecla, y me hice un gorro cuyo efecto imita la pata de gallo (creo que se llama así). El remate, un poco de simulacro de punto elástico de dos agujas, pero tb en ganchillo... El resultado...


Sí. Tiene un pájaro. Gris... ¡Jeje! El gorro fue para Sonia. Sencillamente, pasó por allí en el momento oportuno, así que se sacó un gorro que espero use, y le mantenga la cabeza calentita... Pero no fue la única: Dani, también pasó por allí, y se acabó llevando otro que hice al día siguiente.


Aquí podéis ver ambos gorros, dobladitos de forma práctica. El resumen es que aquí sigo yo, sin gorro alguno, pero habiéndome despejado un rato con el ganchillo y las lanas, habiendo tenido las manos calentitas, y feliz al hacer un par de regalos. Espero que acaben dándoles buen uso... Por cierto, ¿qué os parecen?


Yo, por mi parte, voy a seguir estudiando un rato. Me acaba de salir una segunda nota hace un momento, y ya llevo dos asignaturas aprobadas (bien por mi!!). Ahora, cuando tenga algo libre, leeré 1984, de Orwell, que es lo que me ocupa ahora. Pronto, pasaré del soporte físico al digital en los libros, y pese a que me gusta mucho como huele un libro nuevo, tener un lector digital no evitará que me compre algún que otro libro mas para mis estanterías... 

Nos leemos pronto,
Juan.

5 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada