LosHiceYo

Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Producciones veraniegas (capítulo 10)

4 comentarios
Con ésta, doy por finalizada la serie de entradas veraniegas.

Han sido muchas las cosas que pasaron este verano. Nuevas técnicas, nuevos materiales, nuevos resultados... Es por ello que quise realizar esta serie, dando a conocer que pueden dar de si materiales tan sencillos como unos ovillos de hilo y una aguja de crochet (fundamentalmente).

Resulta muy gratificante que tu trabajo le guste a la gente. Más, cuando esto ocurre con personas que ni tan siquiera forman parte de tu vida cotidiana. Es ese aliciente el que nos lleva a muchos bloggers dentro de esta comunidad temática a difundir creaciones, técnicas o descubrimientos. Para mí, un hecho de satisfacción personal radica en materializar una idea y conseguir un resultado que me satisfaga (y soy muy auto exigente...) Si yo vi algo que me inspiró una idea y me hizo divertirme durante su realización, pienso que compartir el resultado puede ayudar a la creatividad de otros.

Lo que hoy os enseño creo que es, con diferencia, la pieza más llamativa de todo lo que hice este verano. Se trata de un collar, con un colgante. La técnica, crochet. Los materiales, hilo de algodón, hilo de seda, y abalorios. El resultado, creo que no exagero si digo que es espectacular...


El cordón fue tejido de forma circular, usando una hebra de hilo de algodón blanca y otra de hilo (minúsculo, de bobina) de seda verde. Por eso, se ve ese efecto un poco jaspeado en el cordón, pero que a la luz del sol lanza algún que otro destello imprevisto. Además, cuenta con un detalle en amarillo para romper la simetría de la pieza y dar un toque diferente. En cuanto al colgante, es la pieza estrella del conjunto. Está creado en torno al abalorio redondo del centro, con hilo de algodón de color crudo, que pasaría los filtros de la moda para ser considerado vintage, y presenta relieve en su textura por el punto utilizado. En el borde superior, un trozo de cordón igual al principal lo bordea, y la fila de abalorios en colores alternos completa la simetría de la pieza por abajo.


Fueron varias las técnicas a emplear en esta pieza: hubo que tejer el tubo, a rellenar, para el cordón del collar; tuve que trabajar punto de garbanzo para la pieza central; tejer con abalorios para el filo inferior fue otra de las partes que hice y deshice unas cuantas veces, y ser capaz de encajar la parte trasera para que quedase un trabajo límpido tomó otro tanto...

Del resultado, no puedo estar más orgulloso. Supuso retos muy dispares, pero el resultado es de absoluta pieza joya (pese a la nobleza de los materiales).

Concluyendo con la serie de Producciones veraniegas, para mi ha sido todo un placer escribir esta serie de entradas, y hacerlo antes de la llegada del otoño fue un punto a valorar muy positivamente (para mi). Ahora, tengo algún proyecto en mente que me tomará algo de tiempo, pero creo que sacaré algún ratito de donde sea para enseñaros lo que vaya saliendo de mis lanas y mis hilos...

Un saludo enorme, 
Juan.

4 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Producciones veraniegas (capítulo 9)

No hay comentarios
Penúltima entrega de mis quehaceres veraniegos...

Si os soy sincero, esta entrada la guardaba para otra cosa, pero se quedó en Almería a falta de un rato para terminarla, así que llegará próximamente... Se trata de una idea de esas que gustan tanto cuando las ves, que debes hacerlas sí o sí... Y esta entrada trae algo que ha pasado por ese mismo filtro pero en un punto tan alejado que no tiene nada que ver.

Supongo que todo (o casi todo) el mundo que nos movemos por la red con nuestra afición craft hemos visto en alguna ocasión esas alfombras maxi-tapetes hechas con cuerda, o muñecos de tallas insospechadas hasta el momento... ¡Y eso se puede lograr con estas gigantescas agujas de ganchillo! En mi caso, un enlace te lleva a otro, y acabas viendo un sitio de confluencia del movimiento DIY en Barcelona (ciudad activa donde las haya en España para estos menesteres), y acabas llegando a Gloria Fonseca, de Crochetismos, con sus enormes agujas a la venta... Las agujas, me las regaló la prima Mari a cambio de las pulseras que le hice...


Debo decir que me ha gustado mucho la experiencia de tejer mi alfombra redonda para los pies de la cama con cuerda, y el ganchillo XL (de 20mm de diametro). Como usé, por una cuestión logística, una cuerda de 4mm (un pelín fina para este ganchillo), tuve que limitar la confección de mi alfombra a punto bajo, y algún palote. Si me ponía a hacer calados quedaba demasiado hueco: no se veía bien. Se recomienda un grosor de hebra de 6mm para este gancho, y un grosor de 10mm para el ganchillo XXXL (29mm de diámetro). Tenéis que disculpar la calidad de esta foto, pero es de noche, y no tenía el pulso muy allá. Usé dos bobinas de hilo (descambié otras dos, para comprar cuerda mas gruesa para mi próximo intento). Está bien para los pies de la cama, pero ya haré alguna otra cosa que se acerque más a mi idea, un poquito más grande.

Si. Lo confieso: me estoy convirtiendo en un radical del ganchillo; me encanta hacer cosas muy, muy pequeñas, o trabajar con hebras gordas como un dedo. Con esto no quiero decir que esté perdiendo el gusto por mis trabajos habituales (que espero retomar ya mismo), trabajando con mi querida aguja Clover de 2.3mm, y mi lana habitual. Pero trabajos como los collares de mi madre, o esta alfombra con cuerda, me resultan muy agradables de iniciar y concluir después de pelearme con las dificultades que entrañan... ¡Me encantan los retos!

Aprovecho esta entrada (que repito no era la prevista) para enseñar una funda que hice con una cuerda engrasada que encontré en una cordelería, y trabajada con un crochet de 5mm. Es para guardar mis agujas de ganchillo dentro de mi lata de materiales. Así, he reducido el espacio que ocupaban (las tenía guardadas en sus envoltorios originales), y di uso al ovillo para comprobar que se trata de un material que cunde realmente poco para la técnica que suelo trabajar... 


Espero que os haya gustado mi alfombra.... Y mi cacharro guarda-agujas... Por cierto: lo mismo que no me gusta la foto que resultó de la alfombra, os diré que esta funda ha resultado ser muy foto génica. Tengo como propósito mejorar en la calidad de mis fotos, así ya veremos como lo hago...

La semana que viene termino de exámenes, y acabo con las entradas del verano. Os enseñaré, además, el osito que mandaré al Teddycambio de El duende de los hilos, donde os dije que estaba participando. 

Tened un buen fin de semana, que sea todo lo productivo que la mitad de Septiembre que queda os permita, y ¡¡nos leemos pronto!!
Juan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Producciones veraniegas (capítulo 8)

2 comentarios
¡¡Muy buenas!! Se está agotando el verano... Ya es Septiembre, y se nota como ha cambiado el tiempo (al menos donde vivo...)

Con esta, ya suman 8 las entradas referidas a mis "trabajos" veraniegos... Y es que ya os avisé, a principio de Agosto, que este verano había sido muy productivo en esta materia... Ahora, estoy un poco más liado, con las agujas en su lata, en el último estante. Y es que los exámenes no perdonan... Como hice un examen ayer y hasta la próxima semana no tengo el siguiente, esta mañana decidí echar un rato con el portátil. Lo he desarmado todo, todito... Casi 500 tornillos después de haber empezado, llegué a mi meta: el ventilador... Limpio ahora de polvo y más polvo, no se oye ni un soplido, y ha dejado de sobrecalentarse... Me daba un poco de miedo desarmarlo (vaya ingeniero, pensaréis, porque lo mismo pensé yo). Y es que los amados ingenieros japoneses que tuvieron a bien diseñar mi ordenador decidieron que limpiar el ventilador debería ser obra de ingeniería en si misma. Pensad que para poder acceder a mi ventilador, solo quedaban dos (dos!!) tornillos sujetando la pantalla a la placa base en todo el ordenador. Esto es que hay que llegar a despedazar el portátil entero, entero, para poder quitar una cubierta trasera... Pero ya está hecho, y ahora todo va a las mil maravillas...

Hoy os enseño unas pulseras... Pulseras de Macramé y tuercas... Empezaron como siempre: un par de pulseras para mi madre, con materiales que había por casa rodando. Están hechas con cola de ratón, y tuercas de componentes electrónicos (motores, etc... que son más caras, la verdad...) Pero la historia ha acabado traspasando las fronteras de casa, y llevo ya vendidas más de 20... ¡Jeje! Mi madre, mis tías, primas... incluso mi abuela se han llevado las pulseras por ahí, de paseo, y han vendido para mi... ¡Mil gracias a mis agentes de ventas! Ese dinerito es para guardar lo que pueda, que tengo que ahorrar mucho para visitar Japón, de nuevo, el próximo año.


Así que enlazando con lo anterior, si alguien está interesado en comprar algo de lo que hago yo, no dudéis en poneros en contacto conmigo para ver si podemos alcanzar algún acuerdo.

Como siempre, abajo del todo os dejo un pequeño resumencillo de todo lo que he ido haciendo, si bien podéis usar la lista que hay al lado derecho de vuestras pantallas para saltar a la entrada que queráis. Os cuento ya que sólo quedan dos entradas de esta serie. Una es para enseñar un material que adquirí en verano (y del que os dí pistas en alguna entrada anterior), y el otro el collar estrella de esta serie (a mi parecer...) Espero que os hayan gustado las pulseras de hoy y ¡¡hasta la próxima entrada!!


Nos leemos pronto,
Juan.

2 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada