Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Nos salimos un poco de lo de siempre...

2 comentarios
Ya os he contado que me picó la curiosidad por el universo del punto. Y, tal y como suele ocurrir, esto sólo puede significar más cosas por los rincones.

Hoy os voy a enseñar unos marcadores de punto que me he hecho. Para la mayoría de personas de mi entorno que tejen, que son fundamentalmente las mujeres de mi familia, el uso de los marcadores de punto ha sido algo a lo que nunca han recurrido. De hecho, cuando los hice me preguntaron que "eso para que servía".

Los marcadores de punto son una herramienta práctica y útil para tejedores noveles, para que mantengan una referencia a algo concreto, para trabajar piezas en redondo con agujas circulares, evitando meter la pata al no saber donde se empieza la vuelta, para trabajar con motivos que se repiten en piezas con calados o secciones de repetición de un diseño, o para ubicar zonas entre crecidos o reducciones evitando así contar puntos, etc. Como podéis entender, para mi eran todo ventajas tener marcadores de este tipo: soy novato, lo más probable es que teja piezas en redondo (gorros, o cuellos) y, seguramente, tejeré piezas con motivos más o menos sencillos que se repitan.

Sabiendo para que puede servir este curioso accesorio de punto, ahora entra en juego la estética del mismo. Si os dais un paseo por alguna galería de imágenes de marcadores de punto (Stitch Markers en inglés), podréis observar la inmensa variedad de diseños que los tejedores utilizan. Podría usarse desde una hebra de lana o hilo o un imperdible, hasta las elaboradas construcciones de bisutería que se encuentran en muchas tiendas. Lo más frecuente es encontrar piezas creadas a partir de abalorios: a fin de cuentas, este mundo del punto está claramente dominado por el género femenino y a ellas les suelen gustar las cosas que brillan. Pero desde que gente joven y de cualquier sexo está colonizando este arte tradicional, se ha diversificado enormemente el aspecto del catálogo disponible de este accesorio. Ahora, se usan cuentas de madera, piezas hechas con resinas de mil formas y colores, etc.


Y es gracias a esa diversidad la razón por la que yo decidí crear estos Chinitos de la Suerte - marcador. Estos abalorios de madera con forma de calabaza y pintados de colores se popularizaron como pulsera hacia el final de la década de los 80 en España, apareciendo desde entonces de forma intermitente como complemento. Yo, que sabía que debía haber Chinitos de la suerte por algún cajón de algún miembro de la familia, pregunté y me hice el set que podéis ver en la foto. Ahora, ya tengo unos marcadores de punto que encajan en cualquier tamaño de aguja de hasta 20mm y, pese a llevar abalorios, no son la típica ñoñada de señora mayor que suele ser la norma donde venden esta clase de accesorios.

Si queréis alguno como los míos, ¡¡poneros en contacto conmigo en loshiceyo@gmail.com  o a través de facebook y me preguntáis que costaría que os hiciese alguno!! Los míos son reciclados, pero se donde encontrar chinitos nuevos por sí alguien quiere alguno. Cuando se descubren nuevos vicios, cualquier dinerito extra es más que bienvenido y estaría encantado de hacer más para quién quiera, y así ponerlos de moda (una vez más, y en otro contexto).

Un saludo enorme, 
Juan L.

PD. No podréis decir que no vendría genial para el KAL Kvothe disponer de alguno de estos marcadores, ¿¿verdad?? Yo lo dejo caer...

2 comentarios :

  1. Pos si! Nadie de aquí sabe para que sirve! Pero a mi me han salvado la vida tricotil, ya me cuadran las repeticiones de calados, las vueltas cortas, etc. Ya se acabó tejer sólo knit y purl jejeje.
    Besososos!!!

    ResponderEliminar
  2. por favor... tus chinitos me han retrotraído 20 años atrás... una fanática de las pulseritas con esos chinitos
    no se donde andarán, quizás en el desván de mis padres
    me encantan como marcadores, una idea estupenda, gracias por compartirla
    feliz día

    ResponderEliminar