Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

Bufanda Quay, de Jared Flood

1 comentario
¿Qué tal todos? Ya parece que no pega mucho esta entrada, pero hoy os traigo una bufanda que presenté hace unas cuantas semanas (a pesar que el clima casi que no acompaña ya para estas cosas...).

Y es que, tal y como os ya os he contado, me gusta tejer alguna bufanda por mi cuenta cada invierno. Desde que aprendí a tejer, esta es mi tercer "proyecto bufandil de cada invierno".


En esta ocasión, el navegar por redes sociales de punto me llevó hasta el estudio de diseño Brooklyn Tweed, con Jared Flood a la cabeza. Este fue uno de esos proyectos que pasó del mundo digital a convertirse en una idea de negocio hace unos años, cuando empezó a cobrar peso esto del DIY como movimiento. No son pocos los que se sumaron a esta estela de generar contenido y productos, pero no todos ofrecen la misma calidad final. En el caso de BT (Brooklyn Tweed), han conseguido dotar de bastante personalidad sus trabajos, empleando lanas de gran calidad de realización propia y diseñando prendas con identidad singular. 

Como sabéis, es complicado encontrar diseños de punto para chicos que tengan elementos fuera de lo habitual sin renunciar a un carácter masculino de la prenda. Por eso, cuando encontré este estudio de diseño con prendas para chicos (no tantas como a mi me gustaría, la verdad) que encajaban con mi gusto por el punto me planteé tejer alguno de sus diseños. Finalmente, ganó esta bufanda llena de trenzas a lo largo de toda su extensión. 

La he tejido con Katia Merino Tweed. Se ha llevado algo más de 8 ovillos (de 50gr), que rinden bastante. Las trenzas son de esas que precisan dos agujas auxiliares para realizar los cruces (es la primera vez que las hago, y encantado con el resultado). En cuanto al asunto más crítico de una bufanda, sus bordes, están todos ellos realizados de forma tubular. Esta forma de confeccionar un borde, tanto a la hora de echar los puntos, como de cerrarlos, o como conseguir ese borde al principio y final de la vuelta ha sido todo un descubrimiento. En el patrón te piden bloquear la prenda para un mejor acabado, pero yo no la he bloqueado: las trenzas quedan muy bien definidas, y no me molesta que la bufanda sea un poco estrechita.

La sensación de llevar esta bufanda es de lo más calentita. Como lleva un montón de lana tiene una caída genial y los cruces con dos agujas auxiliares favorecen que el revés de la labor no "evidencie" tanto los ochos.

Puedo decir sin miedo alguno que confeccionar esta prenda (la segunda que tejo de BT) me ha abierto a nuevas técnicas en el mundo del punto que utilizo sin ningún género de dudas. Os adelanto que eso que habéis leído por ahí arriba de "tubular" lo estoy utilizando sin pestañear cada vez que se me presenta la ocasión. 

Espero que os haya gustado tanto esta bufanda como a mi tejerla y usarla. Yo no descarto tejer alguna prenda más de este estudio de diseño pero, de momento, vuelvo a mis crochets!! Un saludo enorme,
Juan.

1 comentario :

  1. Es genial Juan! yo que tan solo sé tejer a ganchillo, me muero de envidia al ver estas maravillas!! te ha quedado preciosa :)

    ResponderEliminar