Un lugar lleno de cosas que no sirven para nada...

Con la tecnología de Blogger.

¡¡Ositos para aburrir!!

2 comentarios
El año pasado, si recordáis esta entrada, participé en una Feria de Artesanía. Para el evento, empecé a preparar un montón de cosas. Pero lo que viene siendo un auténtico montón de cosas. Al acercarse la fecha, me surgieron un par de viajes, y resultó que empecé a preparar mucho más de lo que luego fui capaz de terminar.

Uno de esos proyectos inacabados (UFOs, por sus siglas en inglés) fue esta miriada de ositos que hoy os presento. Con el tiempo, a medida que te vas metiendo en este universo de lo hecho a mano, ocurre un fenómeno muy habitual llamado "no tengo casa para tantos ovillos". Al principio de mis andanzas en el mundo del Amigurumi (tal y como nos pasa a la mayoría), mi conocimiento de los materiales era limitado. Eso, sumado a mi economía, hizo que mi fibra habitual para tejer fuese un acrílico muy popular de Katia, Fama, que resultaba bastante atractivo por sus colores y precio. A medida que pasaba el tiempo, iba necesitando más colores, pero no siempre eso suponía terminar todos los que ya tenía. Así es como normalmente empieza este síndrome, y todo el mundo que lea esto sabe como termina.Y ese fue uno de los argumentos principales para tejer esta pequeña legión de ositos. Cuando he tejido este diseño antes, lo he hecho en los colores típicos de este tipo de muñeco: marrón, celeste para bebés, rosita para nenas...  Pero esta pequeña legión ha supuesto ganar espacio en mi armario.

 

Este muñeco es más divertido de lo que parece: se trata de un osito con una forma muy típica, al que se le suman unos bracitos pequeños y unas piernecitas con forma de pie, ambas móviles. El hecho de que un Amigurumi pueda moverse es algo que a mi me encanta. En esta ocasión, además, opté por unos ojos enormes. En la foto no están todos los que hice. Y quedan unos pocos aún por terminar. Por si queréis adoptar alguno de los que me quedan, o si los preferís alguno en otro color, podéis poneros en contacto conmigo sin ningún problema. En cuanto a su precio, es de lo más sugerente: como los hice con pensamiento de que estuviesen en la Feria de artesanía, les rebajé un poco su precio habitual, y he decidido no cambiarselo hasta que se agote el stock. De ellos, sólo me queda decir que son aptos para todas las edades (disponen de ojitos de seguridad, a prueba de dientes de leche), pero si necesitáis alguno para un bebé, se pueden hacer con los ojitos bordados y evitar así sustos innecesarios.

Incluso, para quién se sienta más creativo, hay algún que otro muñeco bi-color. Este de la foto surgió al agotarse uno de los dos colores, y ¡me encanta!

 

Para terminar, un pequeño extra: quienes siguen mi cuenta de Instagram, ya habían visto esta imagen animada, pero no podía dejar de enseñarla a todo el mundo una vez más. Así que con ella me despido ¡¡hasta una próxima entrada!!


Un saludo enorme,

2 comentarios :